Muerte


Tehuelche

Para los tehuelches, la muerte física consiste en una transición hacia una nueva existencia, por lo que se prolongarían las actividades y roles realizados por los recién fallecidos en vida. Siendo está la razón, por la que además de sacrificar a sus animales de compañía (caballos) y enterrarlo con ellos, se acompañaban de sus objetos más preciados, para que luego de emprender su viaje entre las estrellas, asieran un nuevo hogar.

La relevancia de la memoria

Rapanui
Muchas culturas aborígenes, consideraban importante la historia tanto familiar, de su tribu, como la vida personal de sus integrantes, por lo que las situaciones más relevantes de estos, eran expresadas a través de símbolos en prendas personales, en su piel, entre otras.

En este acto de recordar y plasmar, hayamos la relevancia de la memoria, como la transmutadora de un ser efímero, en eterno.

La mente produce ese momento mágico, donde al reconstruir una vida, le otorgamos sentido, trascendencia y de esta manera, como un buen montajista, creamos de hechos comunes, situaciones enigmáticas y notables, que proyectando un destino, determinaran un futuro.

El exterminio del espíritu

Selknam








Miniatura de "Tanu esqueleto"

Técnica: Moldeado a mano
Materiales: Cerámica y oleo

Los selknam, hijos del agua y antepasados de las estrellas, realizaban en el momento en que el varón de la tribu se aproximaba a la adultez, el Hain (iniciación masculina), que consistía en una representación alegórica del universo, donde hombres disfrazados de los espíritus de sus antepasados  (procedentes de las alturas, puntos cardinales o de las entrañas de la tierra), adquirían sus fuerzas y poniendo a prueba al adolescente, buscaban que demostrara  su autovalía.